Los siguientes testimonios han sido generosamente entregados por nuestras clientas acerca de nuestros productos y servicios.

Myriam Castro Imelstein

Pañuelos con Sonrisa me alegro la vida y me ha hecho más fácil poder jugar cada día con colores y tener momentos de coquetería, sentir que esta tremenda prueba se puede enfrentar con alegría y positivismo Gracias.

Fernanda Ojeda Harding

Amig@s:

¿Cómo llegué a Pañuelos con Sonrisa? Fue bastante difícil. A mi Mamá le diagnosticaron cáncer hace 3 meses atrás, éste se encuentra situado en varias partes de su cuerpo (metástasis). Mi cuerpo sintió un movimiento rotundo, radical, algunas veces lo continúo sintiendo. Lo que me causaba más tristeza es que ella se encontraba en Valdivia y yo en Santiago. Me fui dando cuenta que a ella le faltarían varias cosas, unas de ellas serían prácticas, pero esenciales para enfrentar lo que venía. Uno de sus dolores más importantes sería el perder su pelito. Mi mamá siempre nos ha transmitido su amor por la belleza en las cosas simples, y sentía que perdería algo concreto. Donde ella vive no hay mucha variedad o posibilidades de búsqueda, entonces alguien, con mucho amor, me dijo “con dolor aún podemos ser lindas”, y así encontré Pañuelos con Sonrisa.

Josefina, quien me fue a visitar con sus bolsas mágicas, llenas de colores y sorpresas, me preguntó lo más importante y tierno que puede decir una vendedora: “Cuéntame cómo es tu mamá”. En la medida que vas hablando, ella saca uno a uno sus productos, los elige y te explica cosas útiles. Lo más lindo de esta tienda virtual es: 1.- te facilitan las visitas, van donde tú estés o te puedes poner de acuerdo para verlos en su casa, 2.- la ternura depositada en la atención, 3.- te dan información concreta y fidedigna de la caída del pelo luego de la primera quimioterapia, como también las consecuencias de quedarte sin pelito, 4.- te invitan a enfrentar el dolor con amor.

Cuando mi mamá los vió simplemente se llenó de alegría. La gratitud fue inmensa, le encantaron los colores, diseños y lo suaves que son. Hace una semana le cortaron su pelito, y la primera foto que me envió fue con su carita llena de alegría. Tuve la tranquilidad que estaba calentita, protegida y hermosa. Ella está llena de visitas todos los días, y no hay persona que no le diga lo lindo que son sus pañuelos. Se entretiene buscando una combinación nueva cada día, y nuevas formas de anudar su pañuelo. Tiene una nueva forma para jugar, crear.

Pañuelos con sonrisa me ayudó a entregar amor y cuidado a quien más adoro. Amar es poder dar lo mejor de uno para quien lo necesita, dar desde un lugar práctico y desde el corazón.

Pañuelos con Sonrisa es un empresa que nació del amor de una hija con su madre, y eso es lo que transmiten. No tengo duda de aquello.

 

M. Raquel Menanteau de Toledo

Primero doy Gracias a Dios por la recuperación de mi salud frente al compromiso del cáncer que me afectó, al cual casi con una dedicación cerca de 1 año de tratamiento con quimio y radioterapias en que participaron el Amor de mi familia, comenzando con mi esposo, hijos, nietos, hermanos, amistades y muchos más y como no destacar a Pañuelos con Sonrisa, que ayudó a mi auto-estima a sentirme siempre bella con la variedad de turbantes y pañuelos que combinaba según mis vestimentas diarias.

La participación médica es también importantísima por el adecuado y acertado tratamiento a seguir, destacando los medicamentos pre y post quimio  y /o radioterapias para evitar estados nauseosos y/o vómitos que desgastan tanto.

Con todo este apoyo centrado en el AMOR el BUEN ANIMO nunca lo sentí que me abandonó, pensando o esperanzada siempre en una franca mejoría.

La caída del pelo tampoco me afectó pues como lo decía anteriormente, me sentía regia, con los diversos diseños de pañuelos, y la caída del cabello lo tomé como otro síntoma más que se sumaba a mi compromiso de salud y que con el tiempo se solucionaría como lo estoy palpando hoy.

Malvina Corrales S.

Es difícil comenzar a escribir sobre nuestra experiencia. Pues nos ha tocado muy profundamente. Uno cree que está lejos de que le pasen estas cosas pero no es tan así. Cuando uno menos se lo imagina ahí aparece el cáncer.

Somos del Norte y veníamos de veranear en Torres del Paine cuando ví que se me abultaba mi barriga sin razón alguna. Fuimos al médico y el diagnóstico a priori fue Ascitis (retención de líquido) producido por un tumor maligno. Fueron los días más terribles de mi vida porque el diagnóstico en el hospital de la ciudad fue espantoso y las expectativas de vida eran nulas, y lo peor de todo, en vísperas de Año Nuevo. Decidimos viajar a Santiago y ahora la realidad es otra. Ya salí de las quimioterapias y ahora estoy lista para la Cirugía con muy buenos augurios. Mi semblante ha cambiado y estoy con mucho optimismo, con el apoyo de mi esposo y de la familia completa. Sugiero a cualquier que pase por esto siempre pensar positivo y con mucha fe. También buscar alternativas naturales que ayuden a palear y frenar el crecimiento de células malignas. No descarten nada.

Debido a las quimios, el pelo se cae, pues las drogas son muy fuertes. Me entristecí de comienzo pero lo asumí como algo beneficioso. Busqué en Internet quién vendía pañuelos y turbantes, y ahí conocí a Pañuelos con Sonrisa. La niña que nos atendió es muy amorosa y amable, aparte de generosa, porque nos regaló uno aparte de los que le compramos. Los pañuelos resultaron de excelente calidad y no dudaría en comprarle nuevamente si el tiempo lo requiere. Así que los recomiendo de todas maneras.

María Inés Aguirre S.

“Yo tengo cáncer producto de un sarcoma en mi pierna derecha y esto también me produjo una metástasis pulmonar fui operada y se salvó mi pierna. Ahora me estoy haciendo quimioterapia por la metástasis y por consiguiente sabía que se me caería el pelo y era algo que me hacía pensar como me sentiría; pero quise hacerlo como una transición y decidí primero cortarme bien cortito el pelo y empecé a buscar turbantes. Me sorprendí el costo de algunos pensando que eran para personas con una enfermedad tan costosa hasta que llegue a Pañuelos con Sonrisa, primero me gustó por la labor que hacían y los diseños eran todos bonitos y a un precio bastante razonable. Hasta que llego el día que decidí pelarme porque al día siguiente iba hacerme la primera quimio, fui a la peluquería y cuando me iban rapando sentía que estaban sacando todo mi pasado para darle el inicio a una nueva vida y me sentía contenta, me miraba y encontraba que me veía muy bonita. Yo soy muy creyente y mi fé y mi Dios siempre han sido mi gran fortaleza y lo seguirá siendo siempre. Cuando estaba en la clínica llegaron a dejarme mis turbantes, estaba feliz y los disfruto porque solo he recibido halagos por lo bonita que me veo y así me siento. Muchas gracias a ustedes por esta linda opción”

Verónica Lagos

Vivir la experiencia de  tener una enfermedad es muy fuerte, vivir la experiencia de darse cuenta que en cualquier momento las cosas en la vida cambian drásticamente producto de esa enfermedad es impensable… hasta que sucede.

Vivir la experiencia de comenzar a relacionarte positivamente con  la enfermedad llamada Cáncer es luminoso…. Gratificante…. pero a la vez es la más bella experiencia de  mi vida y decidí hacerlo desde lo más profundo de mí, ocupe todos mis herramientas  cognitivas para hacerlo.

Y me encontré  con un lindo regalo…Pañuelos con Sonrisa …necesitaba sentirme bien desde la mirada de la autoayuda, quería seguir siendo mujer sin pasarlo mal cada vez que se me caía  el  cabello, la delicadeza de sus telas, la armonía de sus diseños me hicieron darme cuenta que para sentirme linda  y feliz solo hay que tener actitud positiva, y si un pequeño  pero “ gran “ accesorio me lo daba  era fantástico!!

Pañuelos con Sonrisa entregan cariño y aportan a la actitud positiva para sobrellevar el cambio..

Desde mi particular mirada,  quiero compartir con ustedes mi bella experiencia.